Bioseguridad para la prevención de la diseminación de la Anemia Infecciosa del pollo

Las prácticas básicas de manejo tales como limitar el acceso a las granjas, equipos y calzados separados para cada granja/nave y el uso de pediluvios a la entrada de granjas/naves minimizan el riesgo de la introducción del VBI.

Las medidas higiénicas se enfocan a minimizar el nivel de infección del virus. Se requiere de un planteamiento estructurado para la prevención de las infecciones:

  • Limpieza en seco – remueva y elimine todo material orgánico del complejo (en caso de pisos de tierra esto debe incluir la retirada de la cama)
  • Limpieza en húmedo – lave la nave utilizando agua a alta presión (35-55 Bar) para asegurarse de la eliminación de todo el material orgánico. Se aconseja agregar detergentes para ayudar al proceso de limpieza.
  • Desinfección – aplicar un desinfectante apropiado para reducir la infectividad de cualquier partícula viral existente. El VBI es eliminado fácilmente pero es crítica la aplicación de desinfectantes a la concentración correcta y el tiempo de contacto apropiado. Generalmente los productos que contienen formaldehído, agentes liberadores de cloro y amonio cuaternario son apropiados, dentro del contexto de minimizar la cantidad de virus en el ambiente (y minimizar la dosis infectiva), mas que el de asegurar su completa inactivación.

El tiempo de descanso entre lotes sucesivos de aves debe ser maximizado (se recomienda un mínimo de 10 días). El control de la Anemia Infecciosa en granjas de múltiples edades es extremadamente desafiante y requiere un estricto control del movimiento de personas o equipos entre las granjas.

Las medidas higiénicas se enfocan en minimizar la presión de las infecciones de campo.