Signos clínicos y consecuencias de las Infecciones por el Virus de la Anemia Infecciosa de las Aves

Las aves de todas las edades son susceptibles a la infección pero los signos clínicos se observan en aves jóvenes (<2 semanas). La mayoría de los brotes ocurren en pollos de engorda, seguidos por brotes en pollitas de reemplazo y se reportan de manera aguda alrededor de las 2 – 3 semanas de edad. Se han reportado brotes en aves de mayor edad (pollitas de reposición) cuando se han involucrado otros agentes inmunosupresores (como el virus de la Enfermedad de Marek y/o el virus de la Enfermedad Infecciosa de la Bolsa.

Se puede observar lo siguiente:

  • Las aves jóvenes están deprimidas y se agrupan bajo la fuente de calor
  • Las aves se presentan menos desarrolladas para su edad y anémicas

Inmunosupresión

La consecuencia más importante de la infección por el virus de la Anemia Infecciosa es la inmunosupresión. El virus causa trastornos en el sistema inmune, afectando y multiplicándose en los principales órganos linfopoyéticos. El virus tiene un impacto en la generación de las células T citotóxicas contra otros patógenos (depleción linfocitaria). Además acentúa el efecto inmunosupresor de otros agentes el virus de la Enfermedad de Marek y el virus de la Enfermedad Infecciosa de la Bolsa. También hay reportes de aumento de los signos clínicos de Bronquitis Infecciosa debido a la inmunosupresión. La reducción en el desarrollo de anticuerpos por el virus de la Anemia Infecciosa luego de la vacunación contra la Enfermedad de Newcastle se ha documentado bien.

Vea la imagen en tamao completo

Vea la imagen en tamao completo

Vea la imagen en tamao completo

Vea la imagen en tamao completo

Vea la imagen en tamao completo